IncontinenciaUrinaria.Mx - ¿Cómo tratar la incontinencia urinaria?
Inicio | Preguntas | ¿Cómo tratar la incontinencia urinaria?

¿Cómo tratar la incontinencia urinaria?

Por
Doctor José Luis Campos Doctor José Luis Campos

Entrevista con el doctor José Luis Campos, cirujano urólogo

México D. F.- La semana pasada se dio a conocer la noticia del descubrimiento de una nueva técnica para tratar la incontinencia urinaria, desarrollada por médicos austriacos. Dicha técnica consistía en la implantación de un cultivo de células musculares en la uretra de los pacientes y, a decir de los autores, los resultados fueron muy prometedores.

El entusiasmo fue tal, que un editorial de la revista británica The Lancet (donde se publicaron los resultados de un ensayo clínico que probó la eficacia del procedimiento en varias mujeres que sufrían de incontinencia) señala que el descubrimiento podría situarse entre los más importantes para la urología.

No dudamos que los avances médicos y tecnológicos nos deparen muchas sorpresas, tal vez en el corto plazo, pero lo cierto es que mientras éstos llegan al nivel de ser aplicados de manera masiva y confiable, es bueno conocer los tratamientos cuya eficacia y seguridad están plenamente comprobados y disponibles al público en general (salvo por el problema de los costos, pero esa es otra discusión).

Para conocer más sobre la manera correcta de tratar la incontinencia urinaria, consultamos al doctor José Luis Campos Contreras, cirujano urólogo del Hospital Español de la ciudad de México, quien amablemente recibió a LaSalud.com.mx en su consultorio.

En primer lugar, hay que saber de qué estamos hablando, por lo que el doctor Campos nos recordó los tipos de incontinencia que existen.

Sabemos que los tipos más importantes de incontinencia urinaria son la de esfuerzo, la de urgencia y la mixta (combinación de ambas). Existen otras formas menos frecuentes, como la incontinencia por rebosamiento, que es cuando la vejiga está llena pero no puede vaciarse por completo, el paciente sufre una pérdida parcial de orina por ejemplo cuando tose- porque la vejiga no tiene fuerza para vaciarse. Está también la incontinencia continua, donde ya hay un daño en el esfínter que controla el paso de la orina.

La incontinencia de urgencia se define como el escape involuntario de orina acompañado de la urgencia por orinar; aquí el problema es una vejiga hiperactiva. Por otra parte, la incontinencia urinaria de esfuerzo es el escape involuntario de orina por incremento de la presión en el abdomen, es decir, cuando la persona tose, estornuda o carga algo pesado. El escape está en relación directa con la magnitud del esfuerzo. Se ve muy frecuentemente en mujeres que han tenido muchos hijos, en quienes, de cierta manera, se ha lastimado el sistema de control de la orina.

De acuerdo con el doctor Campos, conocer la circunstancia particular de cada paciente es fundamental para llegar a un buen diagnóstico. Resaltó el hecho de que si bien la incontinencia es un problema que genera grandes conflictos en los enfermos, es la actitud de los mismos lo que determina la forma en que la incontinencia afecta sus vidas.

El diagnóstico de la incontinencia está basado en una serie de preguntas que deben hacerse al paciente sobre sus hábitos de micción. ¿Cuántas veces orina en el día? ¿Cuántas veces es despertado por el deseo de orinar?

La incontinencia genera muchos problemas y afecta la calidad de vida de las personas, hay gente que no quiere ni salir a la calle, o que siente que constantemente huele mal. Además de la afectación emocional, está la afectación física. La orina les quema a las persona, tienen que usar pañales. Incluso la incontinencia se asocia con un gran número de fracturas, pues al sentir la urgencia de orinar y apresurarse para llegar al baño las personas pueden sufrir caídas y lastimarse. Estos pacientes sufren también un mayor número de infecciones, debido al contacto constante con la orina.

Para conocer el grado de severidad de la incontinencia se le pregunta al paciente si usa algún tipo de protector y con qué frecuencia. Algunas personas los usan como mera prevención y en ocasiones ni siquiera los mojan, pero otras tienen que usar varios durante el día, eso nos da una idea de qué tan severo es el padecimiento.

Sin embargo, la severidad del problema no siempre indica qué tanto afecta al paciente. Hay gente que se angustia mucho ante el escape de unas cuantas gotas de orina, en cambio, existen personas a quienes se les escapan chorros de orina y no le dan tanta importancia, se cambian y ya. Por lo tanto, no es la intensidad de la incontinencia lo que afecta la calidad de vida del paciente, sino la actitud que adopte ante ella.

¿Pero, cuáles son los tratamientos usados en la actualidad para enfrentar a la incontinencia?

Los tratamientos para la incontinencia son varios, en primer lugar, es muy importante que el paciente no tenga alguna infección asociada. En el caso de las mujeres que atraviesan por la etapa de la menopausia, por ejemplo, a veces comenzamos por darles estrógenos. Los estrógenos no son para tratar la incontinencia en sí, pero sirven para mejorar las condiciones de los receptores de los medicamentos en el cuerpo femenino.

El tratamiento de las personas con incontinencia de esfuerzo depende de la severidad de la misma. Una de las primeras opciones implica tomar medidas conductuales, enseñarles qué tipo de líquidos deben evitar, como la cerveza, refrescos y otros irritantes. Se debe tomar agua, pero a sorbos, para no estimular tanto a la vejiga durante el día.

Los hábitos de micción también son importantes y deben formarse. Hay quien se aguanta las ganas de orinar hasta que siente verdadera urgencia, esto no debe ser, así como tampoco orinar cada vez que se encuentra un baño.

Los ejercicios para los músculos del piso pélvico pueden ser muy útiles pero hay que enseñarle al paciente a realizarlos de manera adecuada y señalarle dónde y cómo hacer las contracciones. Estos músculos se encuentran en el área donde está el ano, la vagina y alrededor de la uretra. Es más, todas las mujeres deberían hacer estos ejercicios, hayan tenido o no partos, como medida de prevención. Al contraer los músculos del piso pélvico se da un reflejo que calma la vejiga.

Para que estos tratamientos funcionen debemos esperar unas ocho semanas, pero el paciente debe comprometerse con ellos, debe querer hacerlos ante todo.

El especialista detalló para nuestros lectores las diferentes terapias (conductuales, farmacológicas y quirúrgicas) usadas en los pacientes incontinentes:

En cuanto a los medicamentos para la incontinencia de urgencia, podemos hablar de la duloxetina, que es excelente para las personas que la toleran. La duloxetina estimula la contracción de los músculos, está indicada para los casos leves o moderados. Este tratamiento puede ser prolongado, y aquí entra en juego otro factor: el costo del medicamento, que no es precisamente bajo.

Para la incontinencia de esfuerzo está la opción de los procedimientos quirúrgicos. La cirugía de Burch, por ejemplo, da muy buenos resultados si la practican buenas manos. Consiste en dar un soporte a la vejiga mediante una serie de puntos usando el mismo tejido del paciente para que la orina no se escape a causa de un desplazamiento. El nivel de eficacia es de hasta el 90 por ciento en el primer año y del 70 por ciento a cinco años. Existe la posibilidad de realizarla mediante laparoscopía.

Desde hace aproximadamente diez años, se han venido usando "las cintas y cabestrillos" que son, para decirlo en términos coloquiales, una especie de hamaca para la vejiga. Cuando una persona tose, la vejiga se desplaza con todo y uretra, por lo que se salen del control del sistema de continencia y derivan en un escape de orina. La eficacia es mayor al 80 por ciento; esta cirugía se realiza rápidamente y en ocasiones el paciente se da de alta el mismo día. Actualmente, esta técnica está tomando mucha fuerza.

Se pone un cabestrillo en los casos de incontinencia severa, cuando el esfínter y la uretra están muy lastimados. Aquí el problema es que la vejiga puede quedar un poco retencionista, por lo que durante los primeros días se tiene que ayudar al vaciado con cateterismos.

Para la incontinencia de urgencia, además del tratamiento conductual y los ejercicios del piso pélvico, están los medicamentos. Los fármacos más usados en México son los que nosotros llamamos antimuscarínicos. El problema con éstos son sus efectos colaterales, como visión borrosa, sequedad de la boca, aumento de la frecuencia cardiaca y estreñimiento. Los más usados son el cloruro de trospio, la oxibutinina y la tolterodina.

Finalmente, el doctor Campos Contreras recordó que el origen de la incontinencia puede estar relacionado con trastornos como cálculos en la vejiga o incluso tumores, por lo que es vital conocer, en principio, el problema al que nos enfrentamos.

La incontinencia urinaria de urgencia puede estar asociada con otro problema, así que primero tenemos que investigar la causa, que puede ser una infección urinaria la más frecuente-, un cálculo en la vejiga o incluso un tumor pueden estimular la urgencia por orinar.

También hay causas extravesicales, en el hombre, la causa más frecuente de este tipo de incontinencia es la próstata. Las pacientes que se sometieron a cirugía para corregir la incontinencia de esfuerzo pueden desarrollar después incontinencia de urgencia. Existen casos de incontinencia de urgencia que no tienen una causa aparente y son muy frecuentes. Para tratarlas, se combinan las terapias conductual, los ejercicios y los fármacos.

Cuando esto ya no funciona, puede usarse la toxina botulínica, que bloquea las sensaciones de la vejiga y le da mayor capacidad; reitero que estamos hablando de la incontinencia de urgencia. Finalmente, cuando hay incontinencia mixta combinación de la de urgencia y esfuerzo-, se trata primero la que más molestias origine. El tratamiento dependerá siempre de la sintomatología particular de cada paciente.

Recuerde, la única persona capacitada para hacer diagnósticos y prescribir tratamientos y fármacos es su médico. Si usted padece incontinencia y no lo ha manifestado, le sugerimos que consulte a un especialista, seguramente hay una opción que podrá mejorar su calidad de vida.

  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Etiquetado como:

No hay etiquetas en este artículo

Califica este artículo

3.00